Borja Pérez-Mínguez

En nuestros viajes más recientes y en los que seleccionamos los mejores colegios de Alabama, California, Texas o Florida, hemos podido comprobar que una alternativa muy interesante que está creciendo en la actualidad, y que ofrece el programa de internados en Estados Unidos es la de colegios militares.

Dentro de esta variante militar existen 3 alternativas muy diferenciadas:

  1. Internados tradicionales pero que ofrecen a los alumnos que lo deseen realizar un programa militar alternativo. En esta opción, los estudiantes de ambas variantes conviven en el mismo colegio.
  2. Internados militares mixtos.
  3. Internados militares sólo de chicos. 

En cada una de las variantes militares que podemos encontrar en el programa de año escolar, el objetivo y propósito de los participantes siempre es el mismo: crecimiento personal, dotes de liderazgo, disciplina y formar parte de algo más grande que ellos mismos.

Entre los alumnos que participaban en estos programas y que pudimos conocer en nuestros viajes, encontramos estudiantes de todo tipo: algunos nos contaron de primera mano que participar en un programa de estas características no fue su primera elección y que de hecho fueron inscritos por sus padres para reconducir un bajo rendimiento académico. Otros, por el contrario, nos contaban que había sido decisión suya, al venir de entornos y familias de tradición militar, y una tercera opción de los estudiantes nos indicaba que comenzaron el colegio como estudiantes meramente académicos, pero que con el paso del tiempo, y al ver el grado de compromiso, madurez, rendimiento académico, deportivo, y dotes de mando que observaban a diario en los alumnos del mismo centro que estaban inscritos en el programa militar decidieron inscribirse.

Quizá la característica más importante que define a los internados militares sea la capacidad de superación y crecimiento personal que experimentan los cadetes. Gracias a la graduación militar, trabajo en equipo, afán de superación y profundo respeto, cada estudiante se considera parte de una familia, en la que cada miembro prestará toda la ayuda que necesite a cualquier otro integrante del pelotón para que todos lleguen a dar las mejor versión de sí mismos.

Es importante resaltar que cada estudiante es completamente diferente y tiene unas motivaciones determinadas, pero una vez que pudimos visitar cada centro y entrevistar a sus cadetes, comprobamos de primera mano la notoria diferencia que se apreciaba simplemente al charlar con estos alumnos.

Todos destacaban lo mucho que les había ayudado aplicar la disciplina adquirida y las dotes de liderazgo obtenidas en su programa militar, en el resto de facetas con las que lidiaban cada día tanto en su vida personal y familiar, como en su rendimiento académico y deportivo.

Dentro del amplio abanico de internados militares, podemos configurar el programa a medida del candidato y por tanto seleccionar el colegio que mejor se adecua a lo que estamos buscando para cada estudiante. Unos internados ofrecen un programa más tradicional, sólo de chicos, con instalaciones mas modestas, sin lujos innecesarios, pero con todo lo necesario para obtener los mejores resultados,  centrados en la disciplina y especializados en programas específicos de aviación para aquellos más dotados académicamente y cuyo sueño sea llegar a ser pilotos (coste adicional por licencia, horas de vuelo, combustible…)  El programa de STEM que ofrecen estos centros también destaca por su alto nivel con importante opciones de tecnología, ciencias, robótica e ingeniería, con espectaculares programas de diseño y vuelo con drones como pudimos comprobar tras asistir a impresionantes demostraciones.

Otros internados en cambio, se encuentran en zonas más cálidas como Florida o California y en entornos cerca del mar para amantes de la navegación, submarinismo, y deportes acuáticos. La alternativa la forman colegios mixtos que mezclan un programa académico tradicional, con programas militares opcionales para aquellos que quieran probar esta alternativa en un entorno académico cotidiano.

En cualquiera de las opciones supone una alternativa muy interesante para estudiantes que no estén llegando a su máximo potencial en España o necesiten una nueva orientación académica y que puedan beneficiarse de un entorno centrado en la disciplina, madurez y en el crecimiento personal.

En cuanto a las actividades de fin de semana destacan las jornadas de paintball (pudimos competir contra ellos y vimos su fuerte preparación), survivor skills (aprenden a sobrevivir en plena naturaleza, encender fuegos, orientación con una simple brújula, acampadas, senderismo…).

Por otro lado también cuentan con importantes incentivos por buen comportamiento y rendimiento académico, mantener el cuarto y uniforme en estado de revista, ascensos en la escala militar que les permiten ampliar sus obligaciones y privilegios, con noches de cine, bolera, partidos televisados, o pasar la tarde en la cantina con el resto de cadetes mientras disfrutan de perritos calientes, hamburguesas y refrescos mientras se relajan jugando al billar o ping pong.

En el siguiente enlace podrá encontrar todas las características del programa: https://www.internationalacademicprograms.es/usa-internados/


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Hola! suscríbete para enterarte de todas las novedades.
Holler Box
A %d blogueros les gusta esto: