Borja Pérez-Mínguez

Cuando hablamos de lo mejor de lo mejor en el sector de la educación, las instituciones que siempre nos vienen a la cabeza son sin duda las de la Ivy League y el Top Tier. 

La Ivy league es una conferencia deportiva, compuesta por las 8 universidades de más prestigio y élite académica de la costa este de Estados Unidos, (Brown, Columbia, Cornell, Dartmouth, Harvard, Pensilvania, Yale y Princeton) y el hecho de conseguir una plaza y graduarse en uno de estos centros supone tener un brillante futuro más que asegurado. Lo mismo ocurre con las selectas universidades del resto de Norteamérica que forman el Top Tier de élite: MIT, Berkeley, Chicago, Caltech, Duke, Georgetown, Johns Hopkins, Northwestern…

Miembros de las distintas monarquías del mundo, presidentes del gobierno de todo tipo de países, senadores, secretarios de estado, científicos de renombre, premios Nobel en todo tipo de especialidades, escritores de prestigio y empresarios de éxito, forman parte del selecto grupo de estudiantes que se han graduado en una de las universidades del Top Tier y la Ivy League.

El índice de aceptación de nuevos estudiantes de estos centros es de los más bajos del mundo, puesto que miles y miles de excepcionales candidatos de todo tipo de nacionalidades, aplican cada año para asegurar una de sus extremadamente demandadas plazas, y solo unos pocos privilegiados tienen la suerte de ser finalmente aceptados.

Para conseguir una de estas plazas, es necesario cumplir una serie de requisitos fundamentales:

  • Un inmaculado expediente académico.
  • Nivel de inglés prácticamente bilingüe. Necesaria prueba de SSAT y TOEFL. 
  • Ser un miembro reconocido de la comunidad: capacidad de liderazgo, servicios a la comunidad, trabajos de voluntariado, prácticas en verano, colaboraciones con distintas O.N.G, etc.
  • Sin duda ayuda también el hecho de practicar un deporte durante años, formar parte de un equipo, tocar algún instrumento musical, ser parte de un coro, participar en distintas obras teatrales, etc.
  • Poder permitirse el coste anual de estos centros, alrededor de 50-60.000$ (hay que tener en cuenta que algunos de los estudiantes más cualificados obtienen importante becas meritorias por su rendimiento académico).

Cumplir todos estos requisitos permitirán al estudiante solicitar plaza en uno de estos centros, pero al haber miles y miles de candidatos con perfiles muy similares, lo mejor de lo mejor de cada país, solo unos pocos podrán asegurar una plaza, aunque el perfil sea extraordinario.

De esta forma, y como hemos podido comprobar en nuestros años de experiencia tras visitar cientos de colegios en Estados Unidos y conocer a cientos de estudiantes y consejeros universitarios (College Counsellors), la mejor manera de asegurar una plaza en una universidad de la Ivy League o Top Tier, es sin duda estudiar 3 o 4 años en uno de los internados College Prep de más prestigio de Estados Unidos, que precisamente se especializan en preparar a sus alumnos para entrar en estas universidades.

En nuestro viaje más reciente de mayo a la zona de Nueva Inglaterra tuvimos el privilegio de visitar 2 de los mejores internados de Norteamérica y del mundo situados en el estado de New Hampshire: los mundialmente conocidos Phillips Exeter Academy y St. Paul’s School, dos de los colegios más antiguos y con mayor tradición académica de todos Estados Unidos fundados en 1781 y 1856 respectivamente.

Estos internados forman a su vez parte de un selecto grupo de colegios de élite, cuyos estudiantes, al graduarse, son todos seleccionados por las mejores universidades del Top Tier y la Ivy League. Un ejemplo de los estudiantes que se han graduado en estos internados y posteriormente en estas universidades de prestigio son: el Presidente de Estados Unidos George H. Bush (Phillips Exeter y Yale), Mark Zuckerberg, fundador de Facebook (Phillips Exeter y Harvard), secretario de Estado Norteaméricano John Kerry (St. Paul´s y Georgetown), Robert Moeller, director del FBI (St. Paul’s y Yale)…

En los dos días que pudimos pasar en estos internados, pudimos comprobar de primera mano el altísimo nivel de las  impresionantes instalaciones deportivas, académicas, y artísticas de las que que disfrutan los estudiantes. Nos llamó especialmente la atención las inversiones millonarias y renovaciones que llevan a cabo con las donaciones de antiguos alumnos (tradición completamente Americana) por la cual empresarios de éxito y filántropos otorgan cuantiosas cantidades de dinero para mejorar los colegios y devolver de esta forma los logros cosechados.

Los requisitos para entrar en estos internados top son exactamente los mismos que para conseguir una plaza en una universidad de la Ivy League y el Top Tier, por lo que los candidatos que aspiren a conseguir una plaza, deberán prepararse durante años y conseguir unos resultados académicos brillantes que los conviertan en un importante activo para el centro.

La lista completa de estos internados de élite, que preparan a sus estudiantes para las mejores universidades del mundo es la siguiente: Phillips Exeter, Phillips Andover, St. Paul’s,  Choate, Deerfield, Groton, Hotchkiss, Lawrenceville, West Nottingham Academy, Milton…

Un estudiante de un internado College Prep de alto nivel de Estados Unidos tiene ciertas posibilidades de conseguir plaza en una universidad de élite, pero es el 100% de los estudiantes de los internados de élite de esta lista, los que al graduarse consiguen plaza en una universidad de la Ivy League o el Top Tier. 

Las características de estos colegios son muy especiales:

  • Fundadores del método Harkness: 12 estudiantes se sientan alrededor de una mesa ovalada mientras debaten entre sí y con el profesor como mediador sobre cada tema.
  • Número muy reducido de estudiantes por clase. Trato mucho más personalizado y que fomenta la participación activa.
  • Se forma a los estudiantes para ser los líderes del futuro.
  • Instalaciones académicas, artísticas y deportivas de primer nivel.
  • Excelencia académica.
  • Coste anual: 50-60.000$.
  • Índice de aceptación más bajos del mundo.

Por tanto y debido a la altísima complejidad que supone conseguir plaza en estos centros, que permitirán a su vez conseguir plaza en las mejores universidades del mundo, el candidato que desee garantizar una plaza deberá aplicar en 2º o en 3º de la ESO como muy tarde con el compromiso de estudiar un mínimo de 3-4 años para poder graduarse. Estos centros no considerarán estudiantes para un sólo año escolar.

En Estados Unidos creen firmemente en la ser la tierra de las oportunidades, y si tenemos un candidato realmente excepcional, el colegio podrá llegar a ofrecer becas meritorias que puedan llegar a cubrir la mitad del programa.

Desde International Academic Programs asesoraremos personalmente según cada candidato, pero es imprescindible como hemos visto un perfil académico inmaculado, y un dominio del inglés sobresaliente para poder solicitar la plaza.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Hola! suscríbete para enterarte de todas las novedades.
Holler Box
A %d blogueros les gusta esto: