Borja Pérez-Mínguez | Blog de viajes

En uno de nuestros últimos viajes a Estados Unidos visitamos nada menos que 14 de los mejores internados del estado de New Hampshire, uno de los que tienen mayor tradición académica de la costa este de Norte América.

Cada uno de los colegios tiene sus particularidades y algo que los hace tremendamente especiales, pero todos comparten una serie de parámetros comunes que detallamos a continuación:

  • Programas académicos de primer nivel: Programas espectaculares de STEM, (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas), robótica, diseño informático, estudios forenses, empresariales…
  • Instalaciones deportivas de vanguardia: Equipos de fútbol 11, fútbol americano, lacrosse y hockey hierba, todos con campos de césped natural y de Astro Turf para practicarlos durante todo el año, baloncesto, atletismo, hockey sobre hielo y baseball, a los que hay que añadir espectaculares programas de esquí y de snowboarding con montañas a apenas 30 minutos de distancia, perfecto para amantes del esquí.
  • Programas de música y arte de última generación: Cada vez es más común  el interés mostrado por todo tipo de estudiantes en especialidades como la interpretación, pintura, cerámica o diseño de vestuario entre otros.
  • Clases reducidas de entre 12-17 estudiantes que permiten un trato personalizado y que fomentan el debate y la participación activa.
  • Los estudiantes que se gradúan en estos internados, gracias a la figura de su College Counselor (consejero universitario) aplican a una media de 10 universidades, y según sus resultados académicos y deportivos, junto con sus intereses artísticos y musicales, consiguen plaza en la universidad más acorde a su potencial.
  • Cercanía a las prestigiosas universidades de Nueva Inglaterra: Boston, MIT, Suffolk, Norwich, Maine, Connecticut, Harvard, Yale, etc. Los colegios organizan varios viajes a lo largo del año para estudiantes de los últimos cursos, generalmente grados 11 y 12, equivalentes a primero y segundo de bachillerato en España, para que los alumnos puedan visitar los campus, conocer a los profesores, estudiantes actuales, y sentir el ambiente que se respira en las universidades que tengan en mente para seguir sus estudios al graduarse.

En cada una de las visitas tuvimos el privilegio de charlar con los profesores, asistir a sus clases y ponencias, observar su método de enseñanza y debatir con los estudiantes mientras entendíamos sus puntos según el tema o asignatura que tratábamos.

Cada vez que hablamos con algún estudiante español, pudimos comprobar el grado de satisfacción que se reflejaba en sus caras al comparar el sistema académico americano, basado en la participación y el trabajo práctico, frente al sistemático sistema español basado en la memorización. Para los estudiantes no hay duda en cuanto a su preferencia, y menos al ver los impresionantes resultados académicos que están obteniendo en estos colegios.

Todos nos comentaron su adaptación durante las primeras semanas al Study Hall (periodo de dos horas de estudio obligatorias diarias) ya que nunca habían experimentado un método de estudio parecido, pero que ahora, no podrían vivir sin este hábito de estudio adquirido tan importante y que les servirá durante toda la vida académica y laboral.

En este ambiente, los estudiantes aprenden a dosificar sus esfuerzos, planificar sus horas de estudio, preparar sus ensayos e investigaciones, y llegar a ser al fin y al cabo completamente independientes y autosuficientes en cuanto a sus resultados académicos. En Estados Unidos, un estudiante de esta edad es tratado ya como un adulto, y como tal, no esperan otra cosa que no sea el máximo esfuerzo y profesionalidad.

Nos sorprendió gratamente observar el grado de madurez adquirido por estos estudiantes españoles que no podían estar más orgullosos de sus resultados y lo mucho que habían crecido, mientras mostraban un profundo agradecimiento por el esfuerzo realizado por sus padres.

Muchos de estos estudiantes veían recompensados sus resultados académicos con importantes becas meritorias por parte del colegio, que siguiendo la cultura americana de incentivar el esfuerzo, están más que dispuestos a ayudar financieramente a todo aquel estudiante que de lo mejor de sí mismo año tras año, y suponga un importante activo para el centro, ya no sólo académicamente, sino aportando liderazgo en campos como las artes, música, trabajos de voluntariado en la comunidad, o formando parte de un equipo competitivo.

Mientras recorríamos sus impresionantes campus, al más puro estilo universitario, pudimos ver el profundo respeto inculcado en los alumnos y la vida más familiar que se respira en los mismos gracias a la figura de los Dorm Parents (profesores del colegio que viven junto a sus maridos, mujeres, hijos y mascotas), y que llegan a ser auténticas figuras paternas para los internos que vienen de todas partes del mundo.

En definitiva, pudimos comprobar una vez más, que el programa de internados en Estados Unidos es sin duda la mejor alternativa para que los estudiantes que realicen el programa de año escolar, vuelvan completamente bilingües, maduros, seguros de sí mismos, con el hábito de estudio adquirido, y con la capacidad de liderazgo inculcada para hacer frente a todo lo que se les ponga por delante en la vida.

En el siguiente enlace podrá encontrar todas las características del programa: https://www.internationalacademicprograms.es/usa-internados/


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Hola! suscríbete para enterarte de todas las novedades.
Holler Box
A %d blogueros les gusta esto: