Borja Pérez-Mínguez

Esta última semana de octubre visitamos y seleccionamos los mejores colegios públicos de Irlanda, uno de los programas académicos más demandados por padres españoles en la actualidad. Gracias a la cercanía con España (apenas unas horas de vuelo directo desde Madrid o Barcelona) y por el coste moderado del programa (11.400€ + nuestros honorarios), Irlanda se ha convertido en uno de los destinos más solicitados para realizar el programa de año escolar en el extranjero.

Por esta razón, hay que tener en cuenta que Irlanda es con diferencia el destino donde más estudiantes españoles realizan sus programas académicos, (muy por encima a los programas en Estados Unidos, Canadá o Inglaterra), por lo que resulta crucial tener en cuenta una serie de parámetros clave a la hora de seleccionar el colegio perfecto para cada candidato para garantizar el éxito del programa.

Los estudiantes españoles, en su gran mayoría están acostumbrados a las comodidades de vivir en grandes ciudades, como Madrid, Valencia, Barcelona, etc, y por tanto, sus padres suelen solicitar colegios cercanos a Dublín, la capital.

Es muy importante tener claro que debido a esta alta demanda de núcleos urbanos, los colegios cercanos a la zona de Dublín, siempre tendrán un número muy alto de españoles, una media de unos 10 o más en cada uno. En la medida de lo posible, los centros intentan separar a los estudiantes por cursos y por clases, pero debido a que la gran mayoría de estudiantes realizan los cursos de 3º, 4º ESO, o 1º de bachillerato, en ocasiones, y dependiendo del colegio, los estudiantes españoles podrán coincidir en la misma clase según la asignatura.  En principio, esto no supone un problema, ya que todas las clases se imparten en inglés, al igual que los deportes o las actividades extraescolares, por lo que incluso resulta útil contar con otro estudiante que hable español durante las primeras semanas de adaptación.

Por esta razón, desde International Academic Programs, siempre recomendamos seleccionar colegios situados en zonas menos urbanas, para obtener una experiencia más propia de los irlandeses, y además reducir el número de estudiantes españoles por centro. Los puntos a favor de estas pequeñas localidades son sin duda la seguridad (todos se conocen en los pueblos), el carácter más familiar de sus vecinos, y la facilidad a la hora de hacer amigos irlandeses, ya que al ser poblaciones con menor afluencia de estudiantes internacionales, estos serán una novedad para los estudiantes locales, lo que ayudará en gran medida a su adaptación.

Hay que tener en cuenta, que Irlanda es un país más rural y tradicional que España, y si las expectativas depositadas en el programa no son reales, el shock cultural puede ser fuerte.

El clima es otro factor fundamental, ya que debido a su localización, raro es el día en el que no llueva en Irlanda, y a los estudiantes les lleva un tiempo adaptarse a estas condiciones. Lo mismo ocurre con las horas de luz solar diarias, ya que en Irlanda, a partir de las 18h empieza a anochecer y los estudiantes ya deben estar en sus casas, por lo que es importante tener una mentalidad abierta y adaptarse al estilo de vida irlandés.

El colegio siempre será la principal fuente de ocio, por lo que siempre recomendamos que lo estudiantes formen parte de todo tipo de actividades extraescolares para mantenerse ocupados: participar en deportes, (todos los colegios ofrecen equipos de fútbol, baloncesto, rugby, atletismo y volleyball), diferentes opciones de música (coro, orquesta, canto, musicales) o programas de arte de cualquier tipo (interpretación, diseño de vestuario, pintura o cerámica entre otros), serán las mejores formas de hacer nuevos amigos y garantizar horas de ocio.

Siempre que se tengan muy claras las características del programa de año escolar en Irlanda, y los estudiantes vayan con todas las ganas del mundo y se esfuercen en sacar el máximo partido del curso, este será un éxito, (al final muchos participantes se quieren quedar un segundo año) pero para estudiantes que no lo tengan claro, se vean incapaces de adaptarse a un entorno más rural, colegios con instalaciones más tradicionales o familias de un poder adquisitivo más humilde, lo mejor será buscar una alternativa en otro tipo de programa académico en Estados Unidos o Canadá, programas de un presupuesto mayor, pero entornos y nivel de instalaciones completamente diferentes.

Una de las figuras clave con las que cuenta el programa es sin duda la del Student Advisor (coordinador local), que se reunirá en persona, una vez al mes, con cada uno de nuestros estudiantes y nos enviará un informe sobre su rendimiento académico en el colegio, mejoras en su dominio del inglés, deportes y extraescolares que practique, y su relación con la familia anfitriona.

Es importante que el estudiante sea muy sincero y hable tranquilamente de cualquier duda que tenga con su Advisor, ya que es el responsable que tenemos en Irlanda para ayudarle en todo lo que necesite para garantizar que el desarrollo del programa sea un éxito (cada estudiante tendrá desde el comienzo del curso el teléfono personal y el email de su advisor). Al final del curso la relación entre el estudiante y su coordinador se hace muy cercana y familiar, como pudimos ver en las despedidas en el aeropuerto a nuestra vuelta a España (coincidía con las fechas de vacaciones de mitad de trimestre), ya que resultaba divertido ver el grado de complicidad y amistad que compartían.

Dicho esto, muchos de los colegios que pudimos visitar cuentan con atractivos programas académicos de ingeniería, tecnología, diseño web, o robótica, con modernas instalaciones, cortadoras láser, o incluso impresoras 3D, y en líneas generales, los centros son similares en cuanto a oferta académica y de instalaciones a los colegios públicos que tenemos en España.

En nuestro viaje a Dublín pudimos además conocer una de las ciudades más características de Europa y punto de destino de varios viajes que realizan las estudiantes que estudian cada año en Irlanda. Al ser la capital, es una ciudad multicultural con numerosas opciones de ocio con restaurantes, (sus famosos filetes a la piedra son sin duda de los mejores que hemos probado nunca), museos, campos de futbol, cines, boleras, tiendas, y parques (nos llamó mucho la atención el famoso Phoenix Park, parque vallado más grande de Europa y lugar de residencia del presidente de Irlanda y del Embajador de Estados Unidos) con infinidad de kilómetros para correr, pasear y contemplar todo tipo de naturaleza, con incluso cientos de gamos que viven libremente en sus bosques.

Siempre recomendamos a los padres que visiten un fin de semana Dublín con sus hijos para tener una experiencia más cosmopolita y conocer una de las principales capitales de Europa, totalmente diferente al resto de localidades de Irlanda.

El sistema académico irlandés diferencia los cursos en dos ciclos independientes de 3 años cada uno: desde 1º hasta 3º de la ESO cuentan con el llamado Junior Cicle, en el que se imparten 11 asignaturas durante el curso escolar, y con los exámenes oficiales del Junior Certíficate al acabar 3º.

A partir de 4º de la ESO y hasta 2º de Bachillerato en Irlanda (exámenes oficiales previos a la Universidad Leaving Certificate) se imparte el Senior Cicle, en el que los estudiantes tienen un menor número de asignaturas, normalmente 6 o 7 al año.

En cuanto al curso ideal para realizar el programa de año escolar en Irlanda hay que tener en cuenta tres cursos:

  • 3º de la ESO. A final de curso los estudiantes deben realizar los exámenes oficiales del Junior Certificate. Si el estudiante va a volver a España para realizar 4º de la ESO el curso siguiente, según la legislación vigente, no será necesario realizar este examen y se convalidará el curso sin problema, pero si se va a realizar 4º de la ESO en Irlanda, USA, Canadá o cualquier otro destino, será necesario APROBAR este examen oficial para convalidar el curso, por lo que deberemos dejar claro este punto desde un primer momento si se contempla empezar por 3º de la ESO en Irlanda de cara a un segundo año escolar en el extranjero.
  • 4º de la ESO. En Irlanda se conoce como Transition Year, y es con diferencia el año escolar donde más estudiantes españoles estudian en Irlanda. Como su propio nombre indica, es un año de transición entre los dos ciclos arriba mencionados, y por tanto la carga académica del curso es mucho menor a la de cualquier otro. Por esta razón, los estudiantes pueden centrarse en sacar el máximo partido del programa, plagado de excursiones, trabajos en grupo, proyectos de investigación, e incluso 2-4 semanas de practicas de trabajo en empresas reales. Parte del proyecto personal de cada estudiante es preparar su propio CV y visitar diferentes empresas del sector que les interese para ser admitidos como becarios durante estas 2-4 semanas en las que no tendrán clases, lo que les ayuda a madurar y empezar a valerse por sí mismos.
  • 2º de bachillerato. En Irlanda llamado 6th year. Este curso, debido a los exámenes oficiales a final de curso y su alta carga académica, no se recomienda nunca para estudiantes internacionales.

Por tanto, y en lineas generales, el programa de año escolar en Irlanda supone una buena alternativa como primera experiencia en el extranjero, y perfecta para estudiantes con capacidad de adaptación, y un alto grado de madurez.

 


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Hola! suscríbete para enterarte de todas las novedades.
Holler Box
A %d blogueros les gusta esto: