Colegios privados en familia, área de Los Ángeles, California

Borja Pérez-Mínguez | Blog de viajes

Para aquellos estudiantes que prefieran un entorno mucho más cálido, con muchas horas de sol, buen tiempo todo el año, apasionados de la playa, las ciencias marinas, la vela o el surf,  en el programa de año escolar en colegios privados en Estados Unidos, contamos también con espectaculares opciones en las zonas de California, Florida o Hawái.

En este viaje, pudimos visitar los mejores colegios privados con estancia en familia situados en algunas de las mejores zonas del sur de California.

El entorno es realmente privilegiado ya que combina colegios de primer nivel, con más del 90% de estudiantes americanos, apenas hispanohablantes y situados en ciudades de poder adquisitivo alto, con fácil acceso a algunas de las mejores playas del mundo, cómodos traslados desde el aeropuerto y actividades urbanas de todo tipo con la ciudad de Los Ángeles como principal reclamo.

Entre las muchas actividades a disposición de los estudiantes destacan los viajes a Hollywood, outlets de ropa para ir de compras,  visitas a parques de atracciones como Disneyland, o disfrutar de partidos de la NBA con los Angeles Lakers o los Dodgers de baseball por poner unos ejemplos.

Académicamente, todos los colegios que seleccionamos en el programa de colegios privados en California, destacan por ofrecer todo tipo de optativas con asignaturas como ingeniería, económicas, empresariales, robótica y todo lo relacionado con las nuevas tecnologías, desarrollo de aplicaciones, realidad virtual, impresoras 3D, diseño gráfico o de código web gracias a su cercanía a la mayor zona de influencia tecnológica del mundo: Silicon Valley y acuerdos con las universidades de la zona. 

En el siguiente enlace podrá encontrar todas las características del programa: https://www.internationalacademicprograms.es/usa-familia/

 

Paula, 3º ESO internado en Estados Unidos, Texas

Borja Pérez-Mínguez | Testimonios Norteamerica

Soy Paula Martínez estudiante de 9 grado en USA (3° ESO). Llegué a mi nuevo colegio en Agosto de 2020. No voy a mentir, iba muerta de nervios cuando salía de Madrid, la despedida de mi familia me resultó difícil y la llegada al aeropuerto llena de incertidumbre. Pero todos esos nervios, tristeza, pánico se terminaron de golpe nada más pisar la calle tras llegar al aeropuerto y que me recibiera mi House Parent. Esa misma tarde me recogía a mi y otros estudiantes y enseguida hice amigos. A la llegada al internado nos enseñaron las casas y nos indicaron donde estaban nuestras habitaciones. Me encantó!!

Estar en un internado es una experiencia increíble, conoces a personas de todas las partes del mundo, que igual que tú tienen mil ganas de hacer amigos y te reciben como una pequeña familia. Las casas y habitaciones son muy bonitas y nos sentimos como en casa.

El colegio ofrece diferentes deportes dependiendo la temporada, al llegar tuve la oportunidad de hacer cross country y esta temporada he tenido la gran suerte de que me admitieran en el equipo de fútbol y estoy disfrutándolo muchísimo. Las clases y horarios son muy diferentes a lo que estaba acostumbrada, tienen una gran oferta de asignaturas optativas, lo que te permite siempre contar con diferentes actividades que te gustan. Las asignaturas obligatorias se dan en clases con pocos alumnos y la metodología de estudio americana para mi gusto hace que desarrolles habilidades que en mis colegios anteriores no ponía en práctica.

El colegio es muy bonito, tienes una biblioteca muy amplia donde estudias de manera muy cómoda. La cafetería es perfecta, nos reunimos muy a menudo a tomar un café y charlar. Todas las instalaciones están muy bien cuidadas y tienes a tu alcance todo lo que necesitas.

Destaco de vivir en el internado y de mi experiencia todas las actividades que organiza el colegio los fines de semana, los momentos que pasamos los estudiantes juntos en los espacios comunes, lo divertido que son los viajes en autobús con el equipo de fútbol y lo que disfrutamos rodeadas siempre de amigos y amigas.

Sin dudarlo repetiría la experiencia una y mil veces. Por suerte esté no será mi único año y podré seguir disfrutando de esta experiencia el próximo año en Texas y dos más hasta graduarme.

Os espero el próximo año!!!

Paula, 9th grade.

En el siguiente enlace encontrará todos los detalles del programa de internados en Estados: https://www.internationalacademicprograms.es/usa-internados/

Arancha, 1º bachillerato: Internado en Estados Unidos, Texas

Borja Pérez-Mínguez | Testimonios Norteamerica

Mi experiencia y primer viaje a Estados Unidos empezó en Agosto de 2021, estoy escribiendo esto en Enero de 2022 y todo lo que he aprendido no se puede ni expresar con palabras.
Mientras que mi vida en España me espera a la vuelta, esta experiencia me esta cambiando totalmente, y a mejor.

Al final, he vivido toda la vida con mis padres en casa y cuando llegas aquí empiezas a darte cuenta de que hay más responsabilidades aparte de los estudios y los entrenos. Al estar en un internado, aprendes a crecer, a madurar, a adaptarte a reglas y normas, a conocer distintas culturas, a organizarte el dinero, el tiempo, o incluso las lavadoras que debes de poner, aprendes a ser independiente y estoy fascinada con todo lo que se puede aprender en unos meses.

Todo esto, es un poco más fácil gracias a todas las personas que solo una experiencia así te trae. Para mí ha sido increíble conectar con personas de otro continente, país.. culturas totalmente diferentes a la mía, creo que te ayuda mucho a ver la vida desde distintas perspectivas y sobre todo a entender otro tipo de actitudes y costumbres.

La cantidad de deportes que puedes hacer aquí, la entrega de los estudiantes en todos en los
entrenos, los viernes de partidos, el compañerismo hacia el colegio, las ganas de ganar… es alucinante! Desde el primer día hasta hoy, sigo pensando que esto es una película. Uno de mis planes favoritos era ir a comer mucha mucha comida americana los viernes cuando hacían mercadillo en el cole, arreglarnos e irnos a animar al partido de fútbol americano, sinceramente te sientes en High School
Musical.

También, en el colegio, las clases son bastante mas fáciles que en España, pero aun así, tienes que estudiar. Una de las cosas que mas me gusta de aquí, es la relación que ganas aquí con Dios, porque al ser un colegio religioso, tenemos “Chapel” los miércoles, donde nos hablan sobre la vida desde un punto de vista Cristiano. Además de eso, tenemos reuniones con algunas chicas del curso y
profesoras para ver como nos va todo y expresar un poco si queremos como nos sentimos.

En los recreos solemos estar en la boarding office todos hablando o en la cabin comiendo algún dulce con café, tipo Starbucks. Lo mejor de aquí es que al ser tantas niñas en una casa, entre horas de estudio, siempre acabas en alguna habitación durante horas con alguna hablando, trabajando o haciendo cualquier cosa.

Entre eso, los planes que te salen y los viajes que el cole te da, no da tiempo a aburrirse!

Para mi, esta siendo una experiencia inolvidable que no quiero que acabe nunca!

Arancha, 11th grade.

En el siguiente enlace encontrará todos los detalles del programa de internados en Estados: https://www.internationalacademicprograms.es/usa-internados/

Sara, 4º ESO: Colegio público en Canadá – Zona de Vancouver

Borja Pérez-Mínguez | Testimonios Norteamerica

Llegué a Canadá el 31 de agosto, justo una semana antes de empezar el instituto. Me acuerdo que en aquel momento todo me pareció muy distinto a España: los horarios, las comidas, las casas, la forma de ser de la gente…

Un día antes de empezar el instituto, tuve una orientación de estudiantes internacionales en la cual nos reunieron a todos en la biblioteca y tuvimos que hacer un examen de nivel de inglés. Después de esto, nos presentaron a todos los miembros del programa: el coordinador del colegio, la coordinadora de las familias, la coordinadora general… Después nos dieron una carpeta a cada uno con nuestras asignaturas, nuestro horario, un mapa del instituto y nuestras credenciales para la página web de educación del distrito. Una vez terminamos de verlo, entraron los alumnos de grado 12 (segundo de bachillerato) y nos emparejaron con ellos de forma que cada estudiante internacional tenía un estudiante canadiense. Nos explicaron brevemente cómo funcionaba el horario, que me vino bien porque todo era completamente distinto a como funciona en España, resolvieron todas nuestras dudas sobre las clases y nos hicieron un tour del instituto donde me enseñaron donde estaban todas mis clases y las formas más rápidas de ir de una clase a otra, lo cual agradecí mucho mi primer día porque hizo que no me perdiese por el instituto.

En España, tenemos muy pocas optativas y cuando las hay normalmente no hay más de 3 opciones entre las que elegir y por lo general, tú te quedas en tu clase y son los profesores los que se van moviendo. Aquí, es todo lo contrario: no solo eliges optativas sino que incluso las clases obligatorias, también puedes elegirlas, por ejemplo historia, donde puedes elegir entre estudiar historia de Canadá, historia del mundo, o hacer ciencias sociales; o ciencias donde puedes elegir entre más de 5 tipos de ciencias distintas; y no son los profesores los que se cambian de clase si no que te tienes que ir moviendo tú. Y la cantidad de optativas que ofrece cada instituto es inmensa. El horario también me pareció muy distinto, porque si bien en España tenemos 6 o 7 clases de 50 minutos al día, con un mini patio de 20 minutos entre medias, aquí tienen 4 clases de 1 hora y 20 un descanso de 40 minutos para comer entre medias y 5 minutos entre clase y clase para que te dé tiempo a llegar. Mi instituto también tenía una cosa que me pareció muy curiosa al principio y es que los miércoles pares entramos una hora más tarde y los impares, tenemos una hora entre primera y segunda hora en la cual puedes ir a cualquiera de tus clases en la que necesites ayuda extra. También, en vez de tener un horario fijo tienen día 1 y día 2 en los cuales las clases se cambian de orden pero sigues teniendo las mismas clases cada día durante el primer semestre y luego durante el segundo cambias por completo las asignaturas y no vuelves a tener las que diste en el primer semestre. Yo este semestre tengo robótica, ciencias sociales, matemáticas y química y en el segundo semestre tengo composición (que es un tipo de clase de inglés), programación, física y leadership (que es un tipo de educación física en el que no haces tanta educación física sino que también organizas eventos en el colegio). Pero con diferencia lo que más me ha gustado del sistema educativo de aquí es que la nota no se centra tanto en hacer exámenes si no que hay muchos proyectos y trabajos en grupo lo cual en mi opinión hace que tengas más ganas de aprender. El sistema educativo aquí se centra mucho más en la practica que el de España, como por ejemplo la clase de química en la que hacemos experimentos mínimo una vez a la semana.

Yo estuve muy nerviosa por mi primer día porque pensaba que los amigos que hicieses el primer día serían los más importantes y que tenías que hacer amigos el primer día. Esto lógicamente no es así, sobre todo porque meterte en un grupo de amigos canadiense no es tan fácil como parece. Yo de hecho, a mi grupo de amigos no les conocí en el primer día, sobre todo porque ni siquiera tengo clases con ellos. Les conocí en una noche de karaoke que se celebró en el instituto.

Una de las cosas que más me gusta de aquí, aparte del sistema educativo, es el estilo de vida que tienen los estudiantes. En España lo más común es ir del instituto a casa y de casa al instituto y luego los fines de semana salir con los amigos, pero aquí eso es completamente distinto. Yo casi ni paso tiempo en casa porque entre los deportes del instituto, que ofrecen muchas opciones y son muy divertidos porque conoces mucha gente y vas a muchos sitios; salir con los amigos, que aquí es bastante común salir entre semana: y otras posibles actividades que puedas tener, el día se hace muy completo. Yo por ejemplo me apunté a Cross Country en otoño (aquí los deportes van por temporadas en vez de quedarse todo el año como en España) y tenía entreno todos los días y carreras los miércoles y luego nos clasificamos para los provinciales y tuvimos que ir todo el equipo a Vancouver juntos un sábado; ahora estoy en un programa en el que dos días a la semana voy a colegios a dar clases a niños pequeños; también paso mucho tiempo en competiciones de robótica y el poco tiempo que me sobra lo paso con mis amigos.

Otras cosa que me gusto mucho es que aquí el instituto organiza bastantes actividades como Movie Night, en la que vimos una película de miedo en el teatro; Snowball, que es el baile de invierno, aunque este año lo cancelaron por COVID; Karaoke night, en la que cada persona podía cantar una canción en el teatro y aunque al principio daba un poco de vergüenza acabó siendo muy divertido; viajes de esquí que se hacen con el instituto en el fin de semana; Prom que es el baile de fin de curso o los partidos de baloncesto o de voleibol que mucha gente va a ver y acaba siendo bastante divertido también. Otra cosa que me gusta mucho son los spirit days y spirit weeks en los que todo el instituto hace algo en común. La semana antes de vacaciones de navidad tuvimos spirit week y el lunes había que llevar una camisa de cuadros, el martes tenías que ir vestido exactamente igual que un amigos tuyo, el miércoles había que ir al colegio en pijama, el jueves tenías que llevar un jersey navideño y el viernes tenías que ir o muy formal o muy informal. En noviembre también hubo otro spirit day en el que tenías que llevar la equipación de tu equipo si hacías algún deporte o de tu equipo favorito si eras muy fan. Mucha gente vino al colegio llevando la equipación de los canucks, el equipo de hockey de Vancouver pero los del equipo de cross country vinimos todos con nuestra equipación.

Cuando vine a Canadá, me esperaba solo hacer amigos canadienses pero al final te acabas haciendo muy amigo de otros estudiantes internacionales también. Yo por ejemplo me llevo muy bien con los alemanes y con dos españolas.

Las fiestas aquí son también bastante distintas, aquí no celebran nochebuena pero sí que tienen una cena el 25. También tienen Thanksgiving que es otra fiesta muy importante en la que se junta toda la familia a cenar, y Halloween es mucho más divertido que en España, muchísima gente vino disfrazada al colegio y también fue muy divertida una fiesta de Halloween a la que me invitaron. Para año nuevo me sorprendió que no hacían demasiado pero yo conseguí convencer a mis amigas de hacer la tradición de las uvas que tenemos en España a la hora Europea y luego fui a una fiesta que al final no fue mi grande por las limitaciones del covid. También es muy típico hacer el Polar Bear Swim, que básicamente consiste en ir a una playa a nadar en pleno invierno. Otra cosa que me gustó es que los cumpleaños aquí sin bastante importantes y mucha gente aprovecha la ocasión para hacer fiestas.